Método IVE vs. Misoprostol

Aborto-con-misoprostol

Desde mi vasta experiencia es que deseo hacer algunas consideraciones sobre la despenalización del aborto en nuestro país contemplado en la Ley 27.610 promulgada en 2021. Aclaro que he sido por muchos años médico en la principal Maternidad de la provincia llegando incluso a ser Jefe del Servicio de Guardia Obstétrica.

El aborto en Mendoza se ha practicado desde siempre diría yo. Pero lo que me ha tocado conocer es que el llamado circuito clandestino que siempre fue dominado por un lado por una serie de profesionales capacitados y por otro por gente no idónea. Dentro de la primera categoría puedo afirmar que nunca se produjeron casos de muerte materna. En la segunda categoría sí, puesto que los métodos utilizados eran precarios e inseguros per se.

Ahora bien, quisiera dejar bien sentado que me llama la atención que el Ministerio de Salud de la Nación publica la Guía para la práctica del IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo), menospreciando detalles de los métodos utilizados que podrían llevar a graves complicaciones, que transformarían la práctica en INSEGURA, en contraposición a la prédica estatal de aborto seguro. 

En primer lugar el aborto farmacológico (también conocido como con pastillas) no se puede realizar sin un estricto control profesional. Amén que no hay en el país todas las drogas necesarias para hacerlo, la paciente debe ser observada clínica y ecográficamente no sólo diariamente sino que tal vez también en forma nocturna hasta que se le puede decir “ya está” con seguridad. Esto implica un esfuerzo de recursos que el Estado no posee.

La realidad es que le dan las pastillas (misoprostol) y le dicen a la paciente que cualquier problema consulte a la guardia. Y queda librada a su suerte, no estando capacitada muchas veces para distinguir por sí misma qué es grave y qué no. Lamentablemente podemos ejemplificar con el siguiente antecedente; en abril de 2021 falleció una joven dirigente radical que se sometió a este método en Santa Rosa en un claro caso de negligencia que costó la vida a una mujer mendocina.

Así que de acuerdo mi experiencia el mejor método para interrumpir un embarazo es la Dilatación y Evacuación por Vacío. Se provoca la dilatación del cuello uterino por diversos métodos y luego se hace una aspiración del contenido uterino con una bomba eléctrica de alto vacío. Los Hospitales Públicos o aún los Privados no tienen esta aparatología. A lo sumo pueden ofrecer la llamada aspiración manual endouterina (AMEU), que fue ideada para ser usado en los países subdesarrollados.    

Lo cierto es que la Dilatación y Aspiración al Alto Vacío es para mí el método más adecuado ya que:

-Se resuelve el caso en el día, evitando días de angustia.

-Se tiene de inmediato la seguridad de todo está bien, debido a la experiencia del operador.

-Se evita el antiguo legrado o raspado, con sus riegos.

-Se puede realizar con anestesia local o leve sedación, con recuperación inmediata.

-Rápida reinserción laboral.